Ir al contenido principal

Lo Inconsciente: lo Inevitable

.
.

.
La hipótesis del Inconsciente implica, como dijo el gran epistemólogo francés Gastón Bachelard, un movimiento de ruptura epistemológica.  Para muchos autores suele situarse en el pasaje contrario del que, en nuestros días, los profesores de Harvard quieren convencernos.  La ruptura epistemológica fue cuando Freud pasó de hablar de conexiones y facilitaciones neuronales a hablar de conexión de representaciones, de conexiones externas como él llamaba a la relación, por ejemplo, entre Signorelli, Botticelli, Boltraffio, Trafoy, Herzegovina.  Es el pasaje de lo que se llamó "El proyecto" -Freud nunca le puse ese título pero se conoce como "El proyecto para una psicologìa cientìfica", o "PSicología para neurólogos"- a la Traumdeutung, el capítulo siete de la "Interpretación de los sueños".  Hoy leemos cada dos o tres días, en el respetable diario La Nación, que se descubrió con las nuevas técnicas del mapeo cerebral que cuando la gente se ríe se estimula tal parte del cerebro, lo cual permite inferir, entonces, que aquellos que se ríen más que otros es que tienen más desarrollada esa parte del cerebro.  Además, se inventa una terapia que se llama Risoterapia, donde se supone que nos reunimos, nos reímos y nos sentimos mejor.  Ahora, yo pregunto: ¿cómo se sentirían ustedes si han tenido la desgracia de haber perdido a un ser querido y los invitan a reírse?  Hagamos una ficción, digo para que tengan noción de la tergiversación a la que nos están invitando  y luego vamos a decir porqué pensamos que nos invitan a eso.  Supongan una P.C., una Personal Computer. Ustedes aprietan un programa, Google o Facebook o Skype, y entonces con un detector exterior venga alguien que les diga "Cuando se aprieta Google, se recalienta más la carcaza del lado izquierdo; cuando se aprieta Skype se recalienta más la parte de atrás." ¿Advierten la grosería de semejante afirmación? Desde ya que los cientìficos y los técnicos de la informática considerarían que estamos diciendo una broma, un chiste.  Los mismos teóricos de lo que se llama ahora el cognitivismo, reconocen que la cantidad de conexiones del cerebro humano sólo se podrá lograr con un aumento geométrico desde acá al 2060 y admiten, además, que ni aún así va a igualarse a lo que sucede en el cuerpo humano porque el cuerpo humano no funciona tan sólo como circuito eléctrico, sino que es neuro-endócrino, es combinación de eléctrico con químico.  Si en una computadora ustedes aprietan en Google la palabra "experiencia", la pantalla tarda segundos en darles una cantidad de definiciones, ¿por qué dudar tanto que Signorelli se junte con Botticelli, sin consultarnos, en tiempos más rápidos que la computadora, si nuestra estructura es más compleja?

Freud hace ese paso revelador. Que si se lo explico a un adolescente me va a entender más fácilmente que un profesor de Harvard.  -"Pibe, ¿sabés qué es el Inconsciente? ¿Viste cuando está el relojito de arena, no se ve nada en la pantalla, pero sabés que adentro está procesando?"  Me va a decir que es obvio, como insinuando "no digas pavadas". -"Bueno, el Inconsciente es lo mismo, la pantalla es la conciencia, no se ve nada pero el aparato está funcionando.  Es lo que hace que, por ejemplo, de noche sueñes sin haber apretado ningún botón.  Funciona.  Con los estímulos que tuviste en el día, un señor que se llamaba Freud los llamaba "restos diurnos", no podés impedir que eso funcione."

ISIDORO VEGH
Seminario "Senderos del análisis: progresiones y regresiones"
Clase 2 del 02 de Septiembre del 2011
Escuela Freudiana de Buenos Aires.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores