Ir al contenido principal

Del Verbo de la Pulsión al Fantasma

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
Que en el terreno de la pulsión, a diferencia del instinto, se enfatice la cuestión de la demanda indica a las claras de esta ingerencia del lenguaje en el mundo pulsional, poniendo de relieve que no constituye un dato primero, un dato original o "natural", sino que es algo que se construye.  Se construye a partir y al modo de una demanda, es decir en el entramado de una relación dialógica con el otro, y es por eso que no va a tardar suponerle un sujeto como su agente, un sujeto que no solo demanda sino tambièn al que se le demanda.  Que esta trama ocurra, que tenga vigencia esta trama capaz de imaginarizar vínculos simbólicos es la que permite que lo pulsional se constituya como demanda adquiriendo de este modo una férrea estructura gramatical que supone un sujeto, un objeto y una acción que los vincula. 
(...)
La pulsión ingresa, por así decir, en el mundo de lo humano a partir de la palabra, y no la de cualquier sino la de aquella que ha ocupado la funciòn de madre, la que ha libidinizado al sujeto a advenir, suponièndolo, en ese acto, sujeto, transformándo en un cachorro humano a alguien que podría haber tenido un puro destino animal, o para ser más preciso, un destino loco, un paria extremo ni humano ni animal.  La pulsión hace su ingreso en el mismo tiempo que la palabra se incorpora en el que se logra "hacer de esa nada, alguien".  Como se incorpora como el ahuecamiento de una presencia, la palabra es vivida como recurso y como pérdida de goce, de un goce supuesto cuya pérdida nombramos como castración. En el momento en que como plus de goce reclama por su satisfacción.  La palabra, en tanto dimensión de muerte, queda desde su inicio asociada a un goce y su pérdida.
(...)
El saber inconsciente es el que da cuenta del intento, siempre fracasado o inacabado, de dar "letra" a lo pulsional.  Ese saber inconsciente dice de la vigencia de ese Otro primario donde se fue a buscar respuestas.  Es un saber, estructurado como un lenguaje, armado sobre la articulación significante, una red que permite que un significante sea aquello que representa al sujeto para otro significante.  El sujeto queda "sujetado" así a dicha red, a ese saber.
(...)
Cuando Serrat hablaba de que alguien tiene "un sueño en la piel" uno diría con qué se responde a eso.  Haciendo música o suponiendo que uno encuentra a alguien con el cual vivir ese sueño en la piel y eso abre a la dimensión del deseo hacie el otro y el amor, eso abre también otro camino.  Se produce un hilado muy fino entre las palabras y lo pulsional, de demanda de lo pulsional.  Fino y complejo, porque despuès el lenguaje se encarga de alusiones respecto de lo pulsional, sobre todo todas aquellas palabras que implican acciones. Uno puede ligar las más obvias respecto a las fuentes, a las zonas erógenas: cómeme, chupame, cagame, te cago, todas las variantes. El lenguaje va a establecer un vínculo entre dos o con uno mismo pero uno mismo desdoblado pero uno es otro también ahí, son alusiones que hacen mención a una relación con alguien a través de una acción.

Los verbos en general uno podría pensar que son los que más claramente van a tramitar esta cuestiòn de la dimensión pulsional.  Los verbos que implican acciones y por eso este punto central de la clínica analítica que tiene que ver con la transferencia, me parece que es un modo de pensar particular de acciòn y un modo particular de lazo social.

SERGIO STAUDE
Las pulsiones o la vida secreta de las palabras
Fragmento de la Clase del 14 de julio del 2007
Red de Seminarios: "Pulsión"
Escuela Freudiana de Bs. As.
.
Arte:
Pedro Luis Raota
1934 / 1986
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores