Ir al contenido principal

Cinema Pardiso. El Don de Amor.



Cuando Freud dice que el amor es sublimación (sexual) (y por otro lado mucho de lo que dice Freud podemos refutarlo desde Lacan porque no podemos pedirle al genio de Freud más de lo que nos regaló en toda su poderosa obra) por supuesto que es parcialmente cierto: pero aquí entramos en otra disyuntiva. Primero, las pulsiones no se subliman (como muchas veces repetimos sin saber qué estamos repitiendo) puesto que la pulsion siempre se satisface. La sublimación es -voy a decirlo así- parte de la represión. Y la represión -no en el sentido patológico del síntoma sino en el sentido más lato: por ejemplo la Atención o la Labor cotidiana de cada uno de nosotros- es ya un plus que la pulsiòn dejó en su haber para seguir en su tour alrededor de la falta. Esa falta que la pulsiòn bordea, el amor -vía el YO, vía narcisísticamente- la recupera a partir de la presencia imaginaria de un otro... El amor, entonces, necesita del partenaire: la pulsion no. La pulsión es acéfala ("No hay Sujeto de la pulsión"-repetirá Lacan) y -paradójicamente- autoerótica por definición: hay gente que cree -como dijo alguna vez Isidoro Vegh- que si se va al campo la pulsión deja de golpear... pero eso es bien neurótico-naif... Lacan -en el Seminario XI- tiene una clase (la nro. 15 si no recuerdo mal) dedicada a lo que se llamó "Del Amor y la Libido": lectura que te recomiendo.

Pensemos que la pulsión siempre oprime al sujeto; el amor -por decirlo así- lo libera. De ahí a la transferencia, a nuestra praxis, hay un sólo paso: por eso no entiendo cómo ciertos analistas (más Papistas que el Papa) insisten en que al paciente no hay que demostrarle que se los quiere... es una burrada total puesto que la transferencia (imaginaria, en este caso) sigue siendo un motor del tratamiento: el problema es que esa demostración no desborde hacia fluctuaciones pasionales y se instale (de parte del analista) una transferencia en lo real... ahí el analista irá a controlar a su analizante con otro analista... como ya sabemos. Como decía el Maestro francés: "No es que nosotros, los analistas, no tengamos pasiones... Pero a lo único que le podemos llamar Abstinencia es a no demostrar esas pasiones frente al analizante." El psicoanálisis es la cura por la palabra y la palabra es lo único que debe prevalecer en un dispositivo. La histérica le ha "enseñado" a Freud que la neurosis significa falla y que esa falla tiene que ver con el amor que el Otro no pudo suplir.

Pensemos que así como es mentira que el analista no trabaja muchas veces con su Fantasma; también es una estupidez creer que no trabaja con su pulsión acuesta... Tanto para èl como para el analizante, la pulsión siempre está... Que un paciente nos tenga que esperar cinco minutos en la puerta porque nos demoramos con otro paciente; es ya parte de nuestro fantasma, de nuestra neurosis y de nuestra pulsiòn. La pulsión es lo primero que uno encuentra en nuestra praxis, dirá Lacan- y yo agregaría: Y lo último con que tenemos que luchar. El Sujeto siempre está en desafío con los golpes del goce... Por eso el amor, lejos de ser pulsión, es -al igual que el deseo- una defensa contra ese goce. El problema, y aqui está el núcleo neurótico, es que el amor necesita del otro y cuando dos sujetos se relacionan... bueno: como ya sabemos, empiezan los males-entendidos... Lacan llamó a esto: el muro del lenguaje. El lenguaje es un muro: le mur / l`amure; el amor es un muro, también hace de muralla... la paradoja del lenguaje es también eso: nos otorga el sentido de la vida pero nos produce el Malestar que es la Cultura. No nos sirve para comunicarnos sino para que empiecen los problemas... MAP / XI-2010 



Cinema Paradiso
escena final  /
Giuseppe Tornatore
 [ Italia, 1988 ]



2 Cellos
[ Nagoya
JAPÓN, 2017 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores