Ir al contenido principal

3 Preguntas / 3 Respuestas

.
.
.


.
Respondo aquí tres preguntas frecuentes que me hacen habitualmente
los lectores de mi blog.


• ¿Por qué las hormigas recorren tu Web?

.
En el idioma chino, el carácter para hormiga ( 蚁 y 蟻 ) es una combinación de dos logogramas cuyo significado es “insecto que se comporta correctamente”. Los animales son perfectos, siempre correctos; pero creo que las hormigas constituyen lo que comúnmente bautizamos como “sociedad” en un ecosistema hiper estratégico y competitivo. Toda “sociedad animal” es sana; pero creo que la “comunidad” de las hormigas tiene características sorprendentes en lo que hace a lazos, relaciones y un sistema de organización que más de un etólogo ha querido llevar al campo de las Relaciones Humanas. Esto sumado a que populan entre nosotros, las pisamos, las ignoramos; y ellas siguen construyendo su andar: no hay animal que se golpee dos veces con la misma piedra; la hormiga, menos que menos. Si una hormiga –al construir su trayectoria desde el hormiguero- encuentra un obstáculo, lo abandona y comienza a explorar uno nuevo. El ser humano no tiene ese Don. Por el contrario: se choca una y mil veces con el mismo Real. Estos bichos, que datan de unos 130 millones de años y en cuyo único lugar del orbe que no habitan es en la Antártida, tienen una complejidad operativa increíble. Son capaces de llevar sobre su cuerpo 50 veces su propio peso.  Si un Humano fuese capaz de eso, debería poder levantar sobre sus hombros 5000 Kgs!  Todo animal tiene capacidades increíbles dentro de su escala, de su categoría: no hay ningún animal que en pleno campo natural de su ecosistema, no sea bello, perfecto. Pero creo que esta cuestión narcisística humana de no verlas, de pisarlas, y de no darnos cuenta que vivirán seguramente más allá de nuestra extinción; hace que la reivindique en honor a su martirio cotidiano de convivir con el Hombre. El Psicoanálisis apuntará siempre al “hachazo” sobre el YO; por tanto habría que mirar de vez en cuando un poco la “humildad” de las hormigas.
.
¿Qué cura el Psicoanálisis?
-
El Psicoanálisis no cura absolutamente nada, si por cura entendemos un significante médico que supone eliminar una sintomatología. Sabemos que hay médicos que tampoco se engañan con esto y saben que la curación no pasa por cortar la punta del Iceberg y que incluso depende del paciente. Ahora: el síntoma en psicoanálisis es otra cosa. Muchas veces no es que se disolverá en el tratamiento, sino que el Sujeto sabrá qué hacer con él; se anudará de otro modo. Por otro lado: la Estructura no se cura ni existe Prevención en Psicoanálisis. Lo inconsciente no se puede prevenir. Pero el sujeto analizado puede estar advertido por dónde transita su deseo, cuáles son sus limitaciones y qué se puede hacer con un agujero original y estructural que desde que nacemos nos persigue. Si tengo que partir de un axioma que afirme que el Psicoanálisis “algo” cura; entonces debería decir que eso que “cura” no es precisamente de lo que el analizante quiere curarse. De lo que todo Sujeto quiere “curarse” es, en definitiva, del Malestar que produce la Cultura: de la desdicha que el Lenguaje nos hereda desde antes incluso de nacer. Eso no tiene cura; pero sí puede modificarse para seguir apostando al deseo y no al goce mortífero. Es como pensar que porque una pieza dental está careada, tengo que extirparla de una. Puedo ser feliz –a veces, no siempre, obvio- con algunas caries arregladas; con un tumor controlado, con una diabetes cronificada o sin tener un título universitario. Como se ve “curar” –como cualquier término- depende de cada subjetividad. Alguien que fue operado diez veces de un cáncer puede considerarse curado y no enfermo. Pero alguien que considera de extremo esfuerzo levantarse para ir a su trabajo todos los días; puede pensarse enfermo de una: eso quizás sirva para que este sujeto recurra a interrogar su padecimiento.  En términos técnicos, el síntoma se disuelve; pero lo que se "cura" es -lo quiero decir así- la posición (narcisística, otra no hay) con que el Sujeto se instala con su Falta-en-Ser.

.
• ¿Para qué sirve el Psicoanálisis?
.

El Psicoanálisis sólo sirve para quienes crean que HABLANDO pueden modificar cierto malestar en su historia, en su cuerpo, en su espacio que habitan a veces de mala gana. Quienes no consideran que esto se pueda modificar y quienes no consideran que se pueda modificar HABLANDO con un analista; no están dentro de los analizables. Es decir que el Psicoanálisis sirve para INTERROGARSE sobre la propia queja. Sirve para HABLARLE a otro que también ponga su cuerpo para poder llevar a término cierto grado de recorrido en donde el HABLA misma se modifique. Es decir, lo que con Lacan sabemos que es un cambio de discurso. El amor, él decía, es un cambio de discurso. HABLAR a veces comporta una nueva modalidad de amar. Para amar es necesario una cierta modificación: pasar de ser el falo a ser objeto. Este dinamismo está presente en los espirales discursivos de un análisis. El analista debería apuntar a este núcleo narcisístico: el Sujeto sufre –básicamente- por causa de su YO. Está apasionado con su YO y no puede resignar la posición fálica que implica, obviamente, no perder. La pérdida siempre se rige desde el eje narcisístico: ¿y dónde sino? Es decir, pues, que un Psicoanálisis debería recordarnos siempre que somos lo que somos y hacemos lo que hacemos (y padecemos lo que padecemos) por nuestro apasionado YO que se las ingenia para afianzarse en una escena dónde “quiere verse” protagónico: “His Majesty: the baby” freudiano no es más que eso. Por eso toda neurosis es infantil. Conclusión: para abrir un análisis es necesario no sólo una queja, una interrogación por el padecimiento a un otro, sino además aceptar –sesión tras sesión- que “salirse” un poco de la escena –lo que yo llamo “tenerla un poco más chica”- no es la muerte de nadie. Claro que aceptar eso es también aceptar que nuestra mami no "nos hizo" tan perfecto como creíamos, ni tan imprescindibles, ni tan buenitos, ni tan nada... El YO es puro imaginario, Lacan lo elaboró perfectamente en su escrito El Estadio del Espejo: y en eso se cristaliza toda la historia del sujeto. Por eso un Psicoanálisis pretende modificar el pasado.

.
marcelo augusto pérez
.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores