Ir al contenido principal

P.S. / Castración

.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
Marcelo: parece que este tema de la Castración no lo termino de entender.  Leyendo tu respuesta al colega, te comento: yo siempre entendí que Freud postula el Complejo de castraciòn còmo el TEMOR que el niño (varón) tiene a que le corten su pene, y por eso -porque lo desea retener, por temor- sale del Complejo; mientras que la niña (mujer) es diferente por su envidia del pene... Me podrìas aclarar por favor esta cuestión?
Por otro lado: si siempre hay castraciòn y gana el YO, ¿qué clase de castración es esa?
Saludos desde Mar del Plata, Lucía Martinez.
.

.
Bueno, seguimos con el tema. A ver: no tenemos que pensar el Edipo más que como un Mito. Sino caemos en cuestiones fenoménicas y reduccionistas y no podemos volar más allá de la letra.  Pensemos con el sentido común: ¿Y què pasa si no hay amenaza? ¿Y què pasa si el varón no se percarta que la nena no tiene su hace-pipì, como lo llamó Juanito? ¿Y què pasa si hay niños ciegos o sordo-mudos?  Como se ve, es necesario re pensar esto.  Lacan pensó a Freud de una manera muy articulada, muy precisa, muy lógica.

Empecemos por el final de tu pregunta: Si gana el YO vos suponès que no hay Castraciòn. Sentido lógico: si alguien gana (si algo se gana), alguien pierde (algo se pierde): por lo tanto si hay pèrdida, hay castraciòn.  Por eso conviene empezar por acá: Castraciòn es pèrdida.  Lo que pasa que como buenos neuróticos siempre creemos que no perdemos. Sobre todo si el YO se queda satisfecho.  Por eso Lacan distingue perfectamente al YO del Sujeto. El Sujeto es el sujeto-de-deseo: es decir, que queda en FALTA.  Cuando gana el YO -por decirlo así- pierde el Sujeto.  Por eso Lacan criticó siempre a la psicologìa-del-yo y a las terapias que vitaminizan el yo: el paciente está contaminado de yo; tiene exceso de yo: y cuando más melancolizado o depresivo está, más YO tiene. Exactamente alrevés de lo que se cree en cierta psicologìa.   Es fácil entender esto si se lee Duelo y Melancolía: justamente los duelos más largos son de las personas con mayor fortaleza yoica.  "La sombra del objeto cae sobre el Yo"... Esa sombra es la falta. El otro donó su falta. Alguien extramadamente narcisista -digamoslo así ya que narcisista se es por cuestiòn estructural: todos lo somos-, requiere mayor trabajo de duelo porque el narcisismo no es más que la pretensiòn de SER siempre el falo (sabemos que no es lo mismo SER que TENERLO) y entonces resignarse, castrarse, para no serlo conlleva mayor carga y elaboraciòn.

Pensar que Freud se està refiriendo al mero hecho de un corte real del pene; es un sinsentido.  Hay una castraciòn real, sí: la que subyace de la pèrdida estructural que todo Sujeto padece por llegar al Lenguaje. Es decir: por abandonar "lo animal" y entrar a la Cultura.  Pero la Castraciòn siempre indica MUERTE y la muerte -para los vivos- es simbólica.  Justamente porque la castraciòn implica una porción-de-muerte; es que el Sujeto se engaña con su YO, siempre ilusorio-ficcional e inauténtico (porque sólo se sustenta en el Otro) y retiene goce creyèndose no castrado y defendiendo no sòlo su posición (su fortaleza) sino tambièn la creencia de lo que se construyó para ser amado: el líder, el bueno, el malo, la víctima, el loco, etc.  Como se ve, parece que el Psicoanálisis tiene que ver más con la Arquitectura que con la Ciencia: todo es una construcciòn; y puede caer.  Por eso decimos siempre: creersela es un problema clínico importante. Lacan lo dijo de otro modo y en esta semana lo repetí decenas de veces: Creer en el YO: eso sí es una locura. Por eso está tan loco un Sujeto que se cree Rey como un Rey que se cree Rey.  Saludos! map-

.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores