Ir al contenido principal

Humildad Mozartiana

.








Yo tuve un gran maestro que fue Francisco Maglio: sigue siendo mi maestro de todos los dìas. No sólo porque me enseñó infectología, sino que me enseñó una actitud ante la vida, una actitud ética. Yo soy una especie de Salieri de Maglio, así que en ese sentido les copio sus melodías...
(...)
Nuestro sistemas hospitalario, yo siempre lo describo como un sistema de dos caras. Una cara de las puertas abiertas: vos venís y te atendemos. Yo no te voy a preguntar si vos sos de Capital o de Provincia más que le pese al Jefe de Gobierno que protesta porque hay que atender a la gente de Provincia. (...) Pero el hospital es de puertas abiertas y se atiende a todo el mundo "coma", que llega. ¿Y quién es el que llega? El que tiene suficientes monedas para viajar en colectivo, en subte; el que tiene tiempo para venir al hospital cuando los médicos estamos en el hospital.  Los hospitales están organizados de acuerdo a las necesidades de los médicos no de los pacientes. Los hospitales trabajan de mañana porque a la tarde los médicos tenemos consultorio. Ahora por ahí vos trabajás a la mañana y necesitarías venir a las seis de la tarde a atenderte: no podès en la mayorìa de los casos. La señora que te ayuda en las tareas de tu casa si quisiera hacerse un Papanicolau podrìa venir un sábado pero un sábado no te hacen un Papanicolau porque el ginecólogo que està està de guardia para las urgencias.  A ninguno de los cráneos de la Salud Pùblica se le ocurre decir "bueno... si queremos que la gente se hace un Papanicolau pongamos un consultorio de Papanicolau y contratemos un médico y pagemòsle como corresponde para que haga el Papanicolau el sábado a la tarde..." De la misma manera podrìamos hablar de consultorios externos sábados y domingos... Si los Shopping trabajan así los hospitales tambièn podrìan trabajar así...


Pedro Cahn
Jefe Servicio Infectologìa H.G.A. Juan Fernández
Fundador y Presidente Fundación Húesped  HIV-Sida
.
.
Los infectados y enfermos no están en riesgo, son de riesgo para los demás.  Hemos culturizado el temor natural al contagio de una enfermedad con el espanto al contacto con una persona. Ya no es el virus lo que nos espanta: es el homosexual, el promiscuo, la prostituta, lo que nos queremos que nos toque y por eso y para eso lo señalamos y excluimos.  Son "riesgo para nosotros".  Hemos construido virus -casi demonios- con caras, cuerpos, brazos, piernas; pero, eso sí, sus mentes, sus sentimientos, sus libertades, nos siguen perteneciendo a nosotros, "los sanos".
.
Francisco Paco Maglio
Infectólogo / Antropólogo Social
La dignidad del otro
Puentes entre la biologìa y la biografìa
Zorzal; Bs. As., 2008.
.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores