Ir al contenido principal

El Encontrado

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
Èl nunca había ido a un boliche.  Ella sí.  Èl estaba buscándose.  Sabía que ciertas peculiaridades de su fisico y de su personalidad molestarían a muchos: “Veamos”- Pensó –“Soy hipertenso, soy un tanto hipocondríaco, tomo tres pastillas diarias para el resto de mi vida porque mi colesterol y mi diabetes son crónicas; uso gafas; tengo el pelo ya entrecano…¿Quién podrà fijarse en alguien así; encima con un carácter parco, casi abúlico? Alguien que ronca, alguien que cela, alguien que critica y hasta difama... Si se enterasen que hasta duermo abrazado a un osito gris, que vergûenza…”

Pero igual entró y se acercó a la barra, casi tan rápido como para que las luces y el sonido que lo atropellaba pasaran desapercibidos.  Miró alrededor.  Miró mucho.  Pensò: “¿Quièn puede interesarme aquì adentro? Todas producidas. Todas en pose. Todas y cada una iban a pasar frente a mi, y frente a cada uno, luciendo sus atuendos nuevos, recièn comprados para la ocasión, y sus rizos caribeños…” También miró a sus pares: ellos… Tan esbeltos, tan armados de gym, tan estilizados con sus remeritas blancas: algunos hasta lucían gafas de sol; casi todos no podìan dejar de mandar mensajes de textos por su celular súper top que aún en el subsuelo del boliche funcionaba perfectamente; como debe ser.  Como debe ser: pensó.  "¿Quién puede estar aquì como no debe ser, como no debe estar?"

A media hora de estar ahí adentro ya sintió el hastío… Había muchas de ellas que le gustaban… Pero ya con sólo ver que saludaban al barman, o al  empleado del guardarropas; ya con eso, le dejaban de gustar… Pensó: "Son habituè… ¿Cómo las saco de esta jungla?" Todo era gris, confuso, banal, anodino… "Yo, que soy casi un perdido... ¿Con quién podrè compartir una cuerda, un aforismo, un color, una escena en mi dvd colgándome abrazado mientras una vela calienta mi copa de vino? Son todas iguales"- pensó.  Hasta que ella entró.  No era còmo a èl le gustaban: no, para nada.  Pero cuando se miraron, èl supo que algo diferente había detrás de esa sonrisa cómplice.  Cuando se le acercó, ella murmuró casi cobarde: “Me seduce mucho que usés bastón. Siempre me gustaron los caballeros.”-  Y entonces èl se encontró.

m a p
El bastón


,

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores