Ir al contenido principal

¿Qué festejamos el 1* de Enero?

.
.
.
.
.
.
.
.
Voy a tomar una frase del seminario “Les non dupes errent”. Es de la clase del 11 de diciembre de 1973: “Para el buen incauto (dupe), el que no yerra, es preciso que haya en alguna parte un Real del que él sea incauto (dupe)”. Pongamos algunas balizas, aunque parezcan elementales me parece que conviene hacerlo. Se trata del “buen” incauto. Sabemos que cuando Lacan quiere decir las cosas de un modo riguroso lo hace. Parecería que ser incauto está del lado de lo bueno y no sería recomendable no estar del lado del incauto. Entonces arriesgo, para que ustedes se sientan buenos y del buen lado, que estoy casi seguro que saben ser “dupes”. Cuando digo ustedes, desde ya que al primero que se lo digo es a mí mismo. Vamos a tomar el ejemplo de una escena que nos encuentra en posición dupe.
.
Hace un tiempo me invitaron del Círculo Italiano de Rosario, donde el público eran amas de casa, empresarios, gente que no tenía nada que ver con el psicoanálisis, quizás había uno o dos que alguna vez consultó a un analista. En esa oportunidad, a raíz del tema al que me habían invitado, se me ocurrió una pregunta: “¿Por qué el primer día del año es el 1 de enero?”. Me dijeron: “porque el calendario muestra que el 31 de diciembre termina el año”. “Sí, pero ¿por qué se hizo el calendario de ese modo y no se puso que termina el 4 de marzo, el 8 de agosto, el 20 de noviembre?”. Se quedaron un poco sorprendidos. Una señora dijo “es el día del nacimiento de Jesús”. Le recordé: “La Navidad es la natividad, ese es el día del nacimiento de Jesús”. Les dije: hay algo que es simple, si la Tierra es una pelotita que gira alrededor del Sol, como nos enseñó Copérnico, cualquier punto de esa elipse que la Tierra recorre a su alrededor lo puedo marcar y decir que cuando pase de nuevo por él se cumplió un año. Pues, lamentablemente, los cuerpos celestes no pueden decidir cuándo empieza y termina un año. No es un hecho astronómico, lo que lo decide es un hecho que escapa a lo astronómico. ¿Qué se festeja el 1 de enero?, ¿por qué el 1 de enero? Después de un largo rato alguien se acordó que está escrito en el almanaque. El recuerdo sufría de lo que nosotros los psicoanalistas llamamos represión, una represión en la cultura. El almanaque dice que es el día de la circuncisión de nuestro Señor. Es el día del Brith, que quiere decir en hebreo circuncisión y pacto. Entonces les hice un chiste del que se rieron por cortesía pero no creo que les haya gustado en demasía. Les pregunté: “¿Qué hace nuestra cultura occidental y cristiana celebrando el comienzo de un nuevo año con un rito judío?”. En el momento en que se inicia el nuevo año, no pensamos en esto, levantamos la copa y brindamos. Somos dupes. Los felicito, cualquiera de ustedes que se hubiera quedado pensando en todo esto sería candidato a muchos años de análisis.
.
Pero ahora sí pensemos: Jesús era un niño nacido en una familia judía. A los ocho días del nacimiento, el 1 de enero, es el día en que se le hace a un niño judío la circuncisión. Los primeros cristianos, que eran judíos, incluso Pablo, sabían muy bien que un ser humano no nace cuando adviene como viviente, sino cuando recibe la marca con la cual la comunidad lo reconoce perteneciente a ella. Es algo de lo cual somos dupes: festejamos, brindamos, no sabemos por qué se tiran fuegos artificiales, ¿quién se lo pregunta? Lo hacemos.
.
ISIDORO VEGH
Incautos de lo real
Texto Presentado en EFBA
Coloquio de Verano, ENERO/2010.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores