Ir al contenido principal

El Reino del Revés...




Jacques Lacan nos ha enseñado a leer a Freud de modo diferente a los postfreudianos y sin duda harto distinto a los psicólogos que intentan terapizar el cuerpo del sujeto. Pero también sin duda a muchos lacanianos de hoy que parecen no haber escuchado al Maestro Vienés ni a al mismísimo Lacan. Porque, como se sabe, traducir un texto es algo más que leerlo a modo de una ecolalia naif, toda traducción apuesta a ser un modo de creación único.

Veamos un par de ejemplos.


Se podría suponer que un sujeto se va a dormir porque está cansado. El sentido común ya nos habla de lo contrario: un sujeto puede estar muy cansado pero no siempre puede conciliar el sueño: esto se conoce como insomnio. Entonces, un sujeto no va a dormir y entonces sueña; sino que, como desea soñar, se va a dormir. Sutil diferencia, donde ya advertimos como el sujeto está tomado por un deseo. Entonces, ¿què quiere decir esto? Siguiendo a Freud, que nos enseñó que el Proceso Primario trabaja en pro de la satisfacción (del placer); y sabiendo que el sueño es el arquetipo de este proceso; podemos concluir que el dormilón (y cuánto más duerme más arquetipo del ejemplo) es un sujeto cuya pretensión radica en mantener un placer infinito; es decir: un niño (y me viene la imagen del niño chupeteando un pezón) que –como tal- no puede (no es su tiempo) aceptar de buenas a primera que hay una otra Realidad. Y puesto que lo Inconsciente no es capaz de mantener ese nivel de satisfacción, la Realidad es que un sujeto, de todo sueño, deberá despertar. Una conclusión anexa sería: quien tiene insomnio es alguien que no puede entregarse enteramente al placer. Habrá que entender, también, cuàl es esa causa que, como toda defensa neurótica contra un deseo, podría terminar empujando al sujeto a un callejón sin salida.


Otro ejemplo: Se podría creer que el análisis sirve para que el pa(de)ciente recuerde. Todo lo contrario. Freud nos expresó –ya en épocas tempranas- que sus (las) histéricas “sufrían de reminiscencias”. Luego: el análisis debe conducir a olvidar. ¿Y no es acaso la represión una defensa (un modo precario -ya que fracasa- de cuidar al sujeto) que permite olvidar –desalojar- algo, al menos temporariamente?


Demos un ejemplo final. Se podría suponer que la normativa legal es la pareja monogámica (y heterosexual) y que, por tanto, la “infidelidad conyugal” es un dato erróneo de la Especie Humana. Pero, como suele ocurrir, se confunden aquí los Ideales, la Moralidad y las Demandas; con el Deseo, única Ley del Sujeto. Freud nos vino a contar otra cosa. No por nada la época Victoriana le fue un testigo un poco incómodo. Lo que nos dijo Freud es que la sexualidad humana está anclada en una neurosis (el Falo es su organizador) y que, como toda neurosis, es pues infantil. Ahora: sabemos también por el maestro Vienés, que la sexualidad infantil es Perversa Polimorfa; que la Genitalidad no es una fase a la que se llega y se queda (por tanto la psicología evolutiva es sólo un dato a modo pedagógico pero obviamente no empírico, ya que si hubiese evolución no habría neurosis), y que las Pulsiones son parciales cuyo objeto es contingente (de lo contrario habría Instinto; es decir una especie de “pulsión total con objeto fijo”). Por tanto, Freud no se pregunta qué es lo que hace infiel a la gente, o por qué la gente suele divorciarse; sino todo lo contrario. Lo que le asombra al Maestro es qué es lo que lleva a un sujeto a buscar a otro para establecer una relación singular (basada en celos, rituales y símbolos) siendo las Pulsiones parciales por definición; es decir, qué es esa misteriosa magia llamada AMOR, por el cuál dos sujetos suelen pactar fidelidad “para toda la vida”.


Como vemos, el psicoanálisis –praxis por demás simbólica- captura las puntas de lo real a través de un imaginario que, como suele también ocurrir, resulta ilusorio. Es decir: novelesco. Por eso Lacan ha dicho que la única verdadera Ciencia es la Ciencia Ficción.


marcelo augusto pérez
el reino del revés...
VIII - 2010
Arte Fotográfico:
Josef Sudek
[ República Checa, 1896 / 1976 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores