Ir al contenido principal

El Matrimonio Perfecto

-
.
.
.
.
.
.


.
.
La ausencia de relaciòn sexual, por su parte, es un postulado básico. Pretender lo contrario implica colocarse del lado de la ilusionada estabilidad instintiva; creer en la existencia de un instinto genital es lo que lleva, por ejemplo, a la imposiciòn de una pareja estable -un "objeto adecuado"- como requisito para insòlitos "criterios de normalidad" que muchos aún esgrimen. Nadie negará que, finalmente, es esta una concepciòn de tipo religioso.

Roberto Harari
Fantasma: ¿fin del análisis?
Cap. XVIII Dos modos fundamentales del objeto a
Nueva Visiòn; Bs. As.; 1990
.
.

.
En Psicoanálisis solemos decir que el MATRIMONIO PERFECTO es aquel en donde no se coje. Yo podrìa agregar: o dónde no se habla; que es más o menos lo mismo. ¿Por què? Porque cuando se trata del lenguaje podemos decir que es lo mismo a cuando se trata del sexo. Algo se pierde inevitablemente: es decir, hay una hiancia. El sujeto, a diferencia del animal, nada sabe sobre la "fórmula del goce"; por tanto no existe un BIEN. Lacan ha denominado la tendencia del psicoanalista a buscar El Bien del Paciente, como Furor Curandis... y nos recordò: "Cuidense de comprender, y de curar"- Como sabemos, la CURA vendría por añadidura; tema largo a desarollar por otro lado. Es decir que nadie està autorizado a saber cuàl es el Bien de cada Sujeto; porque eso puede suponer creernos que tenemos la Verdad sobre el Goce. Es decir, por ejemplo, el Bien sería tener una pareja a los 20 años (heterosexual, lògico), casarse a los 30, tener dos hijos a los 35 (un nene y una nena, lógico tambièn), tener un perro, un gato, una tortuga, un trabajo en una multinacional, etc. Las psicoterpias suelen caer en esta cuestiòn y ubican enseguida la problemática del paciente en el marco de Hacer El Bien; Bien que, como se supone, dependerá del FANTASMA del psicòlogo, de su ideologìa, de su moralidad, de su religiòn, y hasta de su experiencia; atrocidad infinita que nos lleva a escuchar, por ejemplo, que hay psicòlogos que enuncian que al paciente "hay que enseñarle a vivir"... Estas locuras al mejor estilo televisivo-cómico no suelen entender, no hay manera de hacerles entender, que cuando se trata del Lenguaje y del Sexo, algo se pierde: no es posible decirlo todo, así como no es posible establecer una relación sexual conforme a paramétros o a fórmulas. El Goce Absoluto (que el neuròtico supone) es un Mito: es realizar el incesto que, por Cultura, ha sido vedado. Por eso decimos entonces que si la PALABRA o el SEXO no se interponen en una PAREJA, entonces estamos ante la PERFECCIÒN. Pero da la casualidad que el sujeto desea HABLAR y suele desear COJER. A no ser, como en el chiste magristal que nos regala Sendra, que estemos ante dos partenaires que son "el uno para el otro".
.
marcelo augusto pérez
Agosto / 2010.
.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores