Ir al contenido principal

Instinto versus Pulsión

.


.


.


.


.


.

Transcipciòn de dos preguntas de usuario youtube

Buen día! Espero no molestar pero apenas empiezo con algunas lecturas lacanianas y me surge una duda. Dices que lo que se le opone a la pulsión se llama deseo; bien, yo entendía que más bien el deseo era lo que le daba movimiento a la pulsión... que el deseo era lo que lanzaba a la pulsión tras el @. Espero me puedas dejar un poco más claro esto, que ya no sé nada de nada. Gracias y saludos desde México! www.youtube.com/Dekida

Primera Respuesta:

HOLA: la pulsión es de muerte o no es: pulsión de vida es una contradicciòn: si fuese de vida habrìa instinto; la pulsiòn marca la muerte del ser-sexuado sobre el real del cuerpo. La pulsiòn es la hermana del goce, por decirlo asì. Y nada tiene que ver con lo energètico; viene del Otro. Es la Demanda del Otro, por eso el matema lacaniano se escribe (S ^ D) El deseo se le opone desde el momento que es una defensa contra el goce. El Deseo es lo que aparece en el hueco, en la hiancia, entre la necesidad -mítica, perdida en el parlêtre- y la demanda. Saludos! m.


Marcelo, he estado pensando y quiero hacerte una pregunta. He leído que para distinguir la pulsión del instinto se suele tomar como ejemplo el hambre. Mi pregunta es... en el ser humano el hambre es un instinto o una pulsión? Se podría pensar como pulsión? Dices que si hay pulsión de vida sería instinto. Eh ahí mi pregunta. Acaso el parletré es totalmente pulsional o se puede pensar en que posee ciertos instintos como el hambre y la sed? Gracias!! www.youtube.com/Dekida

Segunda Respuesta:

HOLA: el Instinto està perdido (la necesidad es mítica para el ser que habla) No respiramos ni siquiera por instinto, sino sería inexplicable que un sujeto -aún habiendo oxigeno suficiente- se ahogue en un ascensor: eso se llama FOBIA y es cultural. Comer, cagar, etc son todas acciones culturales en el Sujeto. La anoréxica o la bulímica bien lo saben. ¿Cómo es posible que una anorèxica de 30 años pese 20 kilos menos de su peso normal y aún siga con vida? Aún es el título del seminario XX de Lacan: todavía más, más què? Màs GOCE; siempre es posible un poco más... ¿Cómo explicarle a un alcohòlico que hay que tomar hasta cuando uno tiene sed, no más? ¿Cómo explicarle a un adicto a los juegos de azar, que el dinero hay que distribuirlo para bienes diferentes y para no tener que hipotecar tres casas? Más todavía: el GOCE es infinito; por eso el AMOR puede -Lacan dixit- codescender el goce al deseo. Por eso las cuestiones de AMOR ("De lo único que se habla en un análisis es de amor"-Lacan otra vez) son la problemática central de todo sujeto; toda DEMANDA es de AMOR por definiciòn. La pulsiòn es Demanda: hace mierda para mi o sé una mierdita - por ejemplo. Por eso cuando el AMOR está en falla, el sujeto crea, fabrica, una neurosis adecuada para su historia.

Ni siquiera cagar es un instinto; y esto hay médicos que bien lo saben cuando descubren que pacientes hospitalizados no evacùan por perìodos fuera de los paràmetros esperables. En situaciones -por ejemplo- donde los hombres estuvieron en campos de concentraciòn -e incluso en la Argentina-, estos no evacuaban por meses! Conozco pacientes que a veces no evacùan por un mes entero! No tenìan a nadie (de amor) para poder brindarles el Don. Tambièn hay sujetos que pueden evacuar sòlo en determinadas condiciones; u otros que evacúan apenas llegan a la casa de sus padres. Ya sabemos cómo cuando el Infans pide el vaso de agua, lo importante no es el vaso sino a quièn se lo pide: por eso -y esto los padres bien lo padecen- no es lo mismo que se lo lleve una persona u otra.

El instinto es de conservaciòn únicamente y ocurre en el animal-logrado, el cual tampoco enferma porque la enfermedad es cultural COMO TODO lo que concierne al bicho-humano. Y cuando hablamos de animal-logrado hay que pensar en esos que el veterinario excluye porque no sabe què hacer con ellos -pongamos por caso un insecto-; o los que el hombre no pudo llegar con su mano mortal: por ejemplo en los ecosistemas acuàticos profundos: en esos lugares la enfermedad no existe. Esto està tambièn muy explicado por M.Foucault, quien no era psicoanalista. La enfermedad, en sí misma -y como la salud- no existe. Pero el hombre sí SE enferma y se enferma porque HABLA. Así de simple. La enfermedad es producto del lenguaje, de la cultura. Si hay analistas que opinan que hay cierto instinto remanente en el sujeto; ese no es mi caso. Excepto que -claro- estemos pensando en un sujeto en coma, ayudado por mecanismos de respiraciòn y alimentado por una bombilla. Dentro de poco vamos a creernos que los animales tambièn hacen amistad entre ellos porque se juntan en una plaza y corren atrás de un hueso.

Saludos! marcelo.-

.

.

.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores