Ir al contenido principal

Apenas eso...

.

.

.

.
.

La gente tiene miedo, señor.
Miedo a los carpinchos.
Miedo a las mariposas.
Miedo a los silencios y a los saltamontes.
Miedo a dormir con las persianas abiertas y
Miedo a la lluvia cuando golpea los hombros o
cae sobre las lentes o sobre los techos de chapas.
Miedo a las lucièrnagas si son muchas
o a la oscuridad sin lucièrnagas.
Miedo a las paredes que escuchan y a los sapos que cantan.
Miedo a la locura y a volverse loco.
Miedo a las palomas que transmiten ¡uyy! transmiten bacterias ¡què miedo!
Miedo a los gusanos cuando no estàn sepultados
en la seda de la dama o en la cobarta del caballero.
Miedo a los langostinos y a regalar flores.
Miedo a la soledad y las compañías.
Miedo a los teléfonos pinchados ¡uyy! qué problema los teléfonos pinchados.
Uno se cree tan importante que ¡ojito! si alguien escucha lo que decimos.
Miedo a perder el celular o a quedarse sin crédito o sin rutina.
Miedo a la gripe A y a la gripe B y a la gripe con todo el abecedario.
Miedo a los sombreros y a quedarse pelado. ¡Que miedo quedarse sin pelos!
Miedo a las hojas en blanco y al blanco de los ojos.
Miedo a los manicomios y a los poetas.
Miedo al insomnio y a las tortugas.
Miedo a perder el control y miedo a no controlar la pèrdida.
Miedo a arrastrarse sobre la tierra húmeda y miedo a volar.
Miedo al futuro: es decir, a lo que no existe.
Miedo a las palabras. A pronunciarlas a colorearlas a guardarlas.

Miedo a dar la sal en la mano y a dar la mano.
Miedo al miedo.
¿Miedo a morir? ¡No, señor, no! Miedo ¡a vivir!
¡Miedo a vivir sin miedo!
Miedo a vivir sin piso y sin techo. ¡Aaahh sin techito! ¡Ese sí que es un miedo!
¿A usted, señor, alguna vez le ofrecieron un techito? ¡No! ¡No lo acepte! ¡No!
No es el techito lo que yo necesito, señor. ¡No!
No necesito la cama ni la heladera ni… Ni la pileta de natación. No señor. No es eso.
Lo que necesito del otro es tener la convicciòn

la absoluta convicciòn la absoluta sensación
De que no me lo está prestando… sino, regalando… aunque sea por dos o tres… segundos.
Lo que necesito del otro es no necesitar explicarle nada
Ni pedirle permiso ni disculparme ni acongojarme ni sacrificarme ni despojarme.
Porque yo, señor,
Cuando pongo la mano, doy.
Cuando pongo la oreja, doy.
Cuando pongo el corazón, doy.
Cuando pongo todos los òrganos, ¡cuando pongo todos los òrganos! señor…
Cuando pongo el cuerpo ¡me juego!

O, mejor dicho: cuando me juego, pongo todo el cuerpo.

Miedo a perder, señor, eso: a perder.
A perder la billetera a perder el honor a perder el plasma a perder el Rembrandt


o el orgullo o la imagen o las botas texanas o las tarjetas de crédito.
Miedo a perder el Dupont de oro macizo.

Miedo a perder el poder y el pudor
a perder los libritos y los libretos
a perder las alajas y las alforjas
a perder las pestañas y las pezuñas.

Todo ese miedo impide,
quizás señor,
poder ganar apenas...
Un soplo.
Una mano sobre el hombro.
Un abrazo.
Apenas eso…

La gente, señor, tiene miedo.

Y después se sorprenden que yo…
Que soy un crepúsculo un manantial una gota de petròleo o de tulipán o de gris
Que soy un mosquito una fiera un excremento un arcoiris
Yo, señor, no les tenga miedo a ellos. ¡A ellos!


Miedo no: ¡Pánico, Terror!
No.

Miedo no, señor.
Miedo no.
Apenas duelo.


.
map

.

.

.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores