Ir al contenido principal

Yo Completo = Palabra Vacía

.
.
Debemos sentirnos estimulados por estas reflexiones sobre las funciones del Yo, e intentar examinar nuevamente ciertas nociones que a veces aceptamos acríticamente. Por ejemplo, la noción de que poseer un Yo fuerte resulta psicológicamente ventajoso.
.
De hecho las neurosis clásicas parecen no ser mas que subproductos de un Yo fuerte. Las difíciles pruebas de la guerra nos han demostrado que, después de todo, los verdaderos neuróticos son quienes poseen las mejores defensas.
(...).
Por supuesto, un proceso natural de auto adaptación no podría constituir por sí solo ninguna eventual superación de este drama. El concepto de auto-sacrificio, al que la escuela francesa se ha referido con el término oblatividad, y que indicaría una salida psíquica normal, nos parece una simplificación infantil.
.
En la práctica diaria podemos cotejar los resultados desastrosos de los matrimonios basados en semejante auto sacrificios: compromisos tomados de acuerdo a la ilusión narcisista que corrompe todo intento de asumir alguna responsabilidad por la persona del otro.
.
Sería necesario aquí considerar el problema de nuestra propia evolución histórica, la responsable tal vez de los impases psicológicos del yo del hombre contemporáneo como del deterioro progresivo de la relación entre hombres y mujeres. (...)
.

.
Las enfermedades que tratamos de curar, lo mismo que las funciones cada vez mas difíciles que debemos llenar, parecen implicar el surgimiento de un nuevo tipo de hombre: el Homo psicologicus, el producto de nuestra era industrial. La relación entre este Homo psicologicus y las máquinas que utiliza, resulta bastante asombrosa; especialmente para el caso del automóvil. La impresión es que su relación con esta máquina se ha hecho tan íntima que ambos, hombre y automóvil, se han realmente unido. Los desperfectos y fallas mecánicas del automóvil aparecen a menudo paralelamente a los síntomas neuróticos de su dueño. La significación emocional de las primeras para las segundas proviene tal vez del hecho de que el automóvil exterioriza la caparazón protectora del yo y el fracaso de la virilidad.

.
.
La relación entre el hombre y la máquina llegará a ser regulada por medios psicológicos y psicotécnicos, necesidad que se tornará cada vez más urgente con el desarrollo social. Si contrastando con estos procedimientos psicotécnicos el diálogo psicoanalítico intenta reestablecer una relación humana, ¿la forma de este diálogo no está determinada acaso por un impase, a saber, por la resistencia del yo? Desde luego, ¿no es el diálogo psicoanalítico, acaso, un diálogo del cual sabemos que admite, por su técnica, liberar, al paciente de las cadenas de su ignorancia otorgándole una palabra plena?
.
.
JACQUES LACAN
"Some reflec­tions on the Ego"
Manuscrito del 2 de mayo de 1951
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores