Ir al contenido principal

Prerrogativas

.
.
.
Hay un Conjunto cuya álgebra acaso ignoró el lógico Frege, el petesburgeano Cantor, y el carismático Richard Dedekind. Hay un Conjunto que ni los griegos –cuya mente inquietante- ni Al-Khowarizmi –cuya mente algorítmica- ni los cuánticos –cuya mente holística- hubieran previsto incluso formular en cálculos y en símbolos. ¿Quién podrìa afirmar, en los tiempos que corren -¿será una cuestión de tiempos?-, de no pertenecer al Conjunto de los Ex?

Encuestando algunos amigos, parientes, vecinos, conocidos y –obviamente- mi actual no-ex-pareja; pude recolectar algunos enunciados interesantes, quizás con fines pragmáticos –por no decir pedagógicos- pero sin duda contingentes y coleccionables. Intento una enumeración sin orden pero sin caos:

En principio tener una Ex–Pareja puede servir(nos) para ver ese espejito-espejito que el otro nos devuelve todo el tiempo…

Tener una Ex sirve para acordarte que algunos discos y algunos libros perdidos pudieron haber quedado en aquella casa –que ahora es de tu ex – y saber que algún día podràs recuperarlo.

Tener una Ex te sirve para comprender que la paternidad o la maternidad no se miden por la convivencia.

Tener una Ex sirve para caer en la cuenta que ciertas promesas nunca se cumplirán del todo.

Tener una Ex te recuerda que los bienes materiales no son importantes para uno, pero sí para el otro. (O viceversa: espejito-espejito)
.

Tener una Ex – Pareja te ayuda a convencerte, por fin, que ahora los amigos de tu Ex no son tus amigos; aunque cuando todavía no era tu Ex ellos mismos se engolosinaban diciendo que sí lo eran.

Tener una Ex te advierte que el narcisismo el otro es más fuerte que el deseo de conservar una amistad.

Tener una Ex te sirve para caer en la cuenta que ahora tu Ex hace todo lo que le pedías antes –cuando no era tu Ex – y no hacía: ha extendido sus lazos sociales, revaloriza estar con su nueva pareja un sábado antes de dedicarlo a su empresa y ¡oh sorpresa! hasta limpia la casa sin quejarse.

Tener una Ex te sirve para advertir que los celos y el amor propio son más poderosos y relevantes que la angustia del otro; al que se ha abortado -muchas veces- la oportunidad de ver a sus hijos, a sus perros o a sus plantas.

Tener una Ex te sirve para caer en la cuenta que, a pesar de las cuentas claras, no se conserva ninguna amistad.

Tener una Ex sirve para volver a mirarte al espejo y entender que no hay nada más patético y anti-animal que lo humano; que no hay racionalidad que valga cuando la pulsión juega su protagonismo y se enrosca en los caprichos y en la servidumbre del Ego que cree que la muerte le toca siempre al vecino.

Tener una Ex te sirve para entender que la pasión no puede reemplazarse por nada.

Tener una Ex sirve para deshacerte de cosas que uno no necesita.

Tener una Ex te da ganas de volver a tener ganas.

Tener una Ex te hace entender –aunque te niegues- que no hay aprendizaje alguno en lo que respecta al bicho-humano; que un insecto o un orangután tienen el Saber sobre el objeto y que un ciprés o un palo borracho es más puntual y más que estético que cualquier rostro mundano.

Tener una Ex–Pareja puede servirte para tener un arcaico enemigo, un nuevo socio o –a veces, si tienes esa bondadosa dicha- un viejo amigo.

Firmo estas inconexas, irrelevantes e irresolutas líneas habiendo transitado quince años de Ex conexas, relevantes y resolutorias contingencias.

map

.

.

.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores