Ir al contenido principal

El vacìo y la Máscara

.
.
En la tradiciòn zen, el maestro suele invitar a sus alumnos a que se desprenda del Yo. Un relato que recuerdo: un general lleno de gloria y de victorias se acerca a un maestro zen y le dice: "Aunque tù no lo creas, maestro, yo, Hiu Si, tengo miedo. Cada vez que voy a la batalla tengo miedo, y cada vez màs. ¿Què puedo hacer?" El maestro le responde: "Cuando Hiu Si se olvide de Hiu Si, Hiu Si será entonces un gran general". No es el Yo de Hartmann, no es el Self de Kohut, es ese èxtimo que constituye lo más ìntimo con un vacìo que no es una nada. Siempre que voy a buscar a un paciente a la sala de espera -presentifica un sìntoma propio de nuestro tiempo y de la tecnologìa de nuestro tiempo- èl està con el blackberry o con el celular. Este paciente me cuenta que pudo estar con una mujer a gusto -cosa que se le hacìa imposible-, una mujer con la cual ya habìa tenido una relaciòn y que, como le pasaba con todas las mujeres, se le convirtiò en la ponzoñosa de su madre. El paciente tiene como ùnico recurso la huida; de hecho se las ingeniò para tener un trabajo donde sistemáticamente viaja. Sostener la transferencia con èl implica un trabajo sumamente difìcil. Entonces, apaga el celular y me cuenta que pudo estar con esta mujer a gusto. Me dice: "Pude estar con Marta porque me acordè de eso que habìamos visto, que yo podìa estar bien con una mujer si no me propongo nada, estoy simplemente sin compromiso, a pesar de que esta mujer fue mi mujer. Pude estar realmente muy bien." Y le digo: "Seguramente, en la medida en que usted pueda apagar el celular." Y dice: "¿Què tiene que ver una cosa con la otra?". Le digo: "Es muy simple, usted està muy mal con una mujer cuando cada vez que està con una mujer escucha a la ponzoñosa de su mamá. Es el celular que no puede apagar". No puede tener vacío ese lugar. Apagar el celular es encontrarse con ese vacìo. Ahora, ¿què quiere decir que èl no puede apagar el celular? ¿Que tiene un genoma mal gestado? No.
.
.
Quiere decir que para poder encontrarnos con ese vacìo y no confundirlo con el abismo o con la nada, tiene que estar bien bordeado. Y a veces el sujeto, por su historia, no tiene el borde adecuado y usa el recurso que puede para sobrevivir. Esto es lo bueno que introdujo Kohut en la direcciòn de la cura: reconocer que en la defensa del paciente no hay maldad por querer seguir en el incesto, porque nacemos con un genoma incestuoso. Lacan lo dice a su manera, es el bebé el que quiere el destete, pero sòlo lo puede realizar si el Otro lo acompaña, si el Otro puede soportar que donde estaba su teta con valor fàlico, se instaure un vacìo. Recuerdo que sentì el impacto cuando mi hijo mayor me dijo: "No, papà, no necesito dinero, me arreglo con lo que gano". Lo sentì: ¿cómo, ya no necesita que yo le de? Se trata entonces de la ausencia del Yo en la experiencia zen e incluso, dice el maestro zen, se trata de tener la mente en blanco, de suspender esa mente que cuestiona Winnicott, de suspender ese Jouisens parasitario, y entonces es posible que se viva la presencia."

.
ISIDORO VEGH
Yo, Ego, Sí-mismo. Distinciones de la clínica.
Sì-mismo: de donde el analista se autoriza.
Seminario Clase del 21 de noviembre de 2008.
Escuela Freudiana de Buenos Aires.
Ed. Paidòs, Serie Seminarios; Bs.As., 2010.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores