Ir al contenido principal

el título de Padre



Gobierno Ciudad Autònoma de Buenos Aires

Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes

REGISTRO ÚNICO de ASPIRANTES a GUARDA con FINES ADOPTIVOS

- R. U. A. G. A. -
.
CHARLA:

¿Qué es un Padre?

invitado:
Marcelo Augusto Pérez



.

.

Un Padre es básicamente un Atributo: es decir, un Título. Ese Título no es, de ningún modo, otorgado a partir de la cuestión genitiva. El Hombre no es Padre por tener Hijos. (A diferencia de la Madre que sí es Madre por ecuacionar la fórmula freudiana NIÑO=FALO. Es decir que toda Madre es fálica por definición y esto no es lo mismo que decir que la Mujer lo es.) El Título, el Significante, de Padre lo otorga la Madre. Es decir, la Mujer de ese Hombre.

.
No hace mucho un analizante enunciò: "Si lo único que puedo decir de mi vida es que fui padre y que soy padre porque tengo dos hijos; pobre de mi..." - Enunciaciòn que permite leer -entre otras cosas- la cuestión en juego cuando el Hombre genitivo no siente que fue otorgado el Título de Padre; o cuando dicho Título no es suficientemente adquirido porque la propia Ley Simbòlica de la Metáfora Paterna ha quedado fallida.

.
En nuestra praxis escuchamos reiteradamente como ciertas mujeres (histéricas preciadas y preciosas) han construido como partenaire-síntoma un hombre que ha perdido su rango para quedar estacionado en un modus operandis de pseudo-padre: sea por la escucha de estos obsesivos (tambièn preciados y preciosos) o por el discurso de las verdaderas protagònicas del Drama Edípico, se vislumbra cómo el goce ha reemplazado al amor y como los mismos obsesivos han caìdo en la creencia de que ocupan un lugar importante; cuando -como sabemos- ese lugar es importante -para ellas- en la medida de que ellos no lo sean como Hombres. El Amo de la histérica -como sabemos desde Freud para acá- está arriba y no entre las piernas. La histérica suele otrogar el Atributo de Padre a su propio padre y no a su hombre: el verdadero amor para ellas no es la horizontabilidad sino lo vertical ascendente. De ahi que el hombre-de-la-histérica ideal (y de la histérica-ideal) es el que ha perdido sus Atributos. Y un Tìtulo, como sabemos, no se gana lavando los platos, cambiando pañales o sacando a jugar a los críos: eso bien puede hacerlo el abuelo, una tía o la mucama...
.
marcelo augusto pérez

Otoño, 2010.


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores