Ir al contenido principal

Síntoma: fenómeno del Cuerpo

.
.
.
.
.
.
Nos preguntamos (...) por què hay que empezar por enfermarse
para tener acceso a una verdad semejante.
Sigmund Freud;
Duelo y Melancolía.
.
.
¿De dónde le viene la autoridad para hacer de lo inconsciente -metapsicològico- ese "eslabón" perdido, cuya presencia impone la revisión de las hipótesis somatopsìquicas? Para esto hay una sóla respuesta, radical: del síntoma -psicosexual-, en cuanto da testimonio de un efecto fìsico.
El "alma" y el "cuerpo" se comunican por el síntoma.
Pero éste, pese a apoderarse del cuerpo de un sujeto, no le pertenece, por asì decirlo: atestiga una relación con el Otro cuyo principios de escritura hemos puesto en evidencia. El punto de vista organicista es renegación simultánea de lo fìsico (inconsciente) de la alteridad (simbòlica), reducida a un mero contexto relacional.
.

.
Si hay una especie de teorema "ocasionalista" de la experiencia psicoanalítica del cuerpo, puede enunciarse según el principio de que nada le sucede al cuerpo -en su causalidad orgànica- que no tenga su causa "ocasional" en el Otro; entendemos por ello cierta relación con el Otro que el sujeto padece.
El síntoma somático viene a dar fe de un acontecimiento que sólo en apariencia se juega entre èl y èl mismo, a tal punto aquèl es "movido" por el Otro. Es lo que lleva al analsita del cuerpo a buscar aquello que, en la "afecciòn orgànica", da ocasiòn, por el síntoma -¡asì como "la ocasiòn hace al ladròn"!- de prestar testimonio de afecto por (para) el Otro. La "eficacia" està en èste, cuando la "causa" està en el cuerpo.
¿Y dónde buscar el llamado original de ese Otro, si no en el vínculo parental? Aquello que, desde la dependencia/separaciòn hasta la castraciòn, retorna en la experiencia corporal. El cuerpo "dirá" entonces -de manera tan monòtona como variada, sin descanso e intermitentemente- las vicisitudes de ese vínculo.
Así, la madre que invistiò antaño el cuerpo dependiente y el padre que circunscribe su goce son suceptibles de retroactuar, cada vez que el sujeto vuelva a experimentar in corpore la "eficacia" del Otro.
.
Paul-Laurent Assoun
Lecciones Psicoanalíticas sobre Cuerpo y Síntoma
Epílogo; Lección XV
Nueva Visión; Bs. As.; 1998
.
.Arte: Salvador Dalí.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores