Ir al contenido principal

Praxis de lo real

.
.
Transcripción Correo enviado por un Colega de Chile;
tema: Tyche / Automaton
.
.
Sr. Marcelo Agunto Peréz
.
Buenas, espero que se encuentre bien. Me llamo Roberto Cortés (de Chile) y le escribía por una duda que creo imperiosa de disipar. Me encuentro pronto a rendir mi examen de grado para optar al titulo de psicólogo, lo cual escogí como mención la clínica psicoanálisis. Lo he seguido y llegado a usted por medio de sus videos publicados en youtube, lo cual me han servido bastante en mi formación, de lo estoy muy agradecido por su buena disposición a compartir sus conocimientos y destrezas de forma teórica y ética.
Espero y le agradecería de sobre manera su orientación. Mi examen de grado es de la pulsión; donde abordare Los tres tiempos de la trieb (entendiéndolo como algo cíclico, como un empuje constante).

Mi pregunta es la siguiente, en relación a la repetición en Lacan de Tyche y Automaton. La primera es la repetición por el encuentro con lo real, que como tal es un encuentro fallido, ahí donde no hay significante para poder efectuarse la significación. Y por lo tanto se ubica más allá del principio de placer de Freud (al sustituir el displacer por placer) asociado al trauma. En cambio, automaton es la repetición de la cadena de significante y su instancia es el automatismo del incc. El Automaton está relacionado con el automatismo propio de la cadena significante que, como en la carta robada, produce una incesante repetición. El orden simbólico en sí mismo se ordena en una repetición significante, que sin embargo, gira alrededor de un agujero simbólico, de un real que habría que asociar con el UNO (que no hace DOS por el momento). Lacan pone en primer lugar a Tyche (para ligar lo traumatico producido por lo real al aparato), para ligarlo y pasar a la repetición de atomaton. Mi duda es en relación a lo practico y la clínica, sobre todo con la repetición de atomaton. En mi formación en la facultad, atendí un paciente que en la octava sesión me comenta de un libro que leyó en el colegio que fue de su agrado, donde hace surge constantemente representantes de lo doble al comentar que la personaje principal del libro, poseía "Pocas pecas" tomando la letra como materia como lo menciona Lacan, ademas la protagonista se llama Ernestina y que tiene un mejor amigo llamado Ernesto y el detalle que fue inevitable no puntualizar la repetición en algunos aspectos que tienen relevancia en la vida del paciente como lo vivido la protagonista. "Ernestina escribía en su diario las aventuras del abuelo". La salvedad del caso, es que mi paciente tiene un hermano gemelo idéntico, y es participe como encubridor de la relación de doble vida de su padre (guardando el secreto). Es un recorte bastante breve del analsis... ¿esta repetición seria automaton?

Esperando su pronta respuesta, de lo cual estaré eternamente agradecido.
Atte, Roberto Cortés R
.
.
RESPUESTA:
.
Hola Roberto.
Gracias por tu correo: no sòlo por confiar en que pueda darte algún concepto que te esclarezca sino porque tambièn me permite refrescar (y seguir aprendiendo) de estos temas un poco dificiles en la praxis; aunque en teorìa parecen fáciles... Incluso -ya que hablamos de conceptos- tendrìa que decir que si existiese un concepto de este tema en verdad ya no podrìamos hablar de que el psicoanálisis se alimenta de la praxis; quiero decir: casi hablaríamos de una cuestiòn cientìfica. Por eso algunos preferimos traducir el Seminario-11 como Los Fundamentos del Psicoanàlisis y no los Cuatro Conceptos... Como alguna vez dijo Rodriguez Ponte los "conceptos" dan patadas al psicoanàlisis ya que no se puede abstraer de la clínica... Mucho menos el tema de la Tyché y el Automaton, verdad?
.
En ùltima instancia se tratará de abordar esos reales: sexualidad y muerte; todo el resto es un rodeo simbòlico que funciona a modo de refugio... Y ahi voy y quiero esclarecer el tema en este punto: recordà que lo real es aquello que queda excluìdo (podrìamos decir que ex-iste en el Fantasma; èste nos protege del real). No podemos ejemplificar nuestra praxis sin remitirnos al Fantasma e incluso sin pensar el Fin de Análisis como una pregunta que rodee a ese real: "Okey... Todo bien; he repetido matrimonios similares; las mujeres que tuve, todas y cada una de ellas, me han usado, me han llevado a deudas; etc... Pero ahora: ¿què nùcleo escondido en mi, que fantasma fundamental, hace que yo no pueda evitarlas? ¿Què Tychè de mi Automatòn empuja para que yo Repita esta historia?" - Este sería el razonamiento esperable del trabajo de un analizante. ¿Se entiende entonces? En tu ejemplo: faltaría saber si la paciente -en su discurso- pudo leer el Automatón en juego y, a posteriori, la muñeca del analista para maniobrar alrededor de ese real. (Goce mediante; puesto que hay en juego toda una cuestiòn que el sìntoma pone de relieve. Momentos en que los anàlisis pueden transformarse en algo muy pesado de conllevar -y no sòlo para el analizante que comienza a percibirse "estancado" o se despliega la famosa Reacciòn Terapèutica Negativa-; momentos que bordean lo que Freud llamará unheimlich (lo Siniestro que -paradòjicamente- se encuentra en lo Familiar: Heimlich.) Ahi estamos en la definiciòn que se da a veces del Psicoanàlisis como la Praxis de lo Real.)
.
Como sabemos, el "encuentro con lo real" es fallido, inasimilable. Hay "pedazos de real" con que la realidad nos convoca. Por eso Lacan compara el sueño y la realidad en el punto homòlogo de que si algo "nos despierta" tiene que ver con la pesadilla (el trauma freudiano): la represiòn tambièn existe en el sueño; parece una perogrullada pero a muchos se les escapa.
Bueno... no sè si contesto tu pregunta que es tan puntual... A veces -como suele ocurrir en las supervisiones- mejor que responder la pregunta es volver a preguntar jaja... Con tu permiso me gustarìa colocar en mi blog tu pregunta y mi respuesta para que la lean otros colegas... son temas muy controvertidos.
.
Un cordial saludo, marcelo.-
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores