Ir al contenido principal

Adopción en Pareja Homosexual

.
TRANSCRIPCIÒN de CORREO
enviado 23-ENE-2010
por un colega de México:
.
Saludos Marcelo.
Esperando que todo alla en Argentina este llendo de maravilla, mi nombre es Arturo Grajales soy de Tampico, Mexico, anteriormente ya te habia hecho un par de preguntas en tus videos en youtube (http://www.youtube.com/user/arturo1398), hace como 1 año de eso...
.
La cuestion de mi correo, es que bueno aqui en Mexico, acaban de legislar la posibilidad de los matrimonios entre homosexuales, cuestion que ha sido toda una polemica en el pais, ya sabes Conservadores vs Liberales, Iglesia/Mexico Catolico vs Liberalismo etc etc... en lo personal no tengo ningun inconveniente con esta ley, en realidad no me afecta en nada.
.
Entre los margenes de esta nueva ley, tambien existe la posibilidad de que parejas homosexuales adopten niños, cuestion que me intriga saber como vendra a definir o a ocurrir el Edipo o la identificacion del yo o la sexuacion en un infante adoptado por homosexuales, o ¿en realidad no genera ningun cambio por si es hombre o mujer este Gran Otro del cual el Significante cae hacia el infante?, es solo por el habla por lo que el significante se transmite ? o ¿tambien es el contacto fisico quien brinda el significante, la cuestion de la madre amamantando al niño, las caricias, la voz de la madre? por que bueno ya lo habia preguntando anteriormente ¿como es que el niño sordo logra conceptualizarse? si ellos tienen su forma esto quiere decir que no es simplemente el "habla" si no todo el aspecto ambiental que rodea a este "habla" mas alla de solo las palabras, no es cierto? Recordando a el libro de la selva donde el pequeño niño que habia sido olvidado en la selva aprendio a convivir con los osos, los tigres, y no hablaba ninguna lengua humana, mas bien gruñia, como la historia de Amala y Kamala las niñas que fueran criadas por lobos.. etc.
.
Aqui mi pregunta: ¿Consideras que existe algun gran cambio en la sexuacion del sujeto criado por homosexuales o en realidad no existe dicho cambio ya que el sujeto no se vera afectado por la preferencia sexual del padre ? Que opinas tu en general sobre este tema.Agradezco de antemano tu atencion Marcelo, un Saludo enorme desde Tampico.
Espero estar en contacto... Arturo Grajales
.
.

.
Hola Arturo: gracias por tu pregunta. Viene bien para alcarar estas dudas recurrentes y, con tu permiso, voy a publicarla en mi blog.
.
Veamos: lo primero que habrìa que decir cae desde el sentido común; y es una pregunta simple: ¿de dónde vienen los homosexuales? ¿Se entiende ràpidamente adónde voy? De heterosexuales, lògico. ERGO: Nada garantiza que una pareja hetero-parental "construya" un sujeto con elección heterosexual de objeto. Por eso cuando a Freud le preguntó una madre què podrìa hacer para que su hija no sea homosexual; el Maestro Vienès respondiò: "Cualquier cosa que ud. intente hacer, de nada servirá." Y esto por una cuestión básica: la operaciòn, el mecanismo, es siempre inconsciente.
.
Vayamos al meollo: la construcción del Complejo, vía la Metáfora Paterna, es siempre inconsciente y depende de pulsiones, de Demandas y deseos, y no de cuestiones imaginarias como quièn se levanta a cambiar los pañales o quièn da la mamadera. Si bien, contexto mediante, tenemos que aceptar que no es lo mismo que un niño vea a una pareja heterosexual que a otra homosexual; cuando el niño comienza a tener nociòn de estos imaginarios en juego, ya -digamoslo así- es un poco tarde; el Edipo ha sido (mal)cerrado. Lo que todo infans sí percibe (independientemente del sexo anatòmico) es la relaciòn de AMOR que el vìnculo proyecta sobre la pareja y sobre èl mismo. De ahi que nos encontramos permanentemente con pacientes que verbalizan que en momentos de crisis de pareja, los hijos -todavìa muy pequeños- enfermen inmediatamente. Una madre o un padre analizados bien saben de esta problemática.
-
Ahora: si bien es cierto que los significantes se transmiten a través del discurso; tambièn es cierto que hay otros significantes que no estàn en la palabra. Por ejemplo: gestos, caricias, tonos; en definitiva, la musicalidad del hablaje. Esto no implica que un padre no pueda hacerlos. No sòlo puede, sino que debe hacerlo; ya sabemos què sucede con padres frìos; ni más ni menos que lo mismo que sucede con madres frìas: el producto es un niño-aparato, desafectivizado. Por ejemplo, el autista. De ahi, los matices son enormes: la frialdad tiene -como la calidez- enormes matices que "construiràn" neurosis bien particulares. Con la obvia aclaraciòn de no simplificar al Complejo de Castraciòn con un tema de frio-caliente.

- .
Por otro lado, imaginario mediante, lo que en psicoanàlisis manejamos es el fenòmeno de la Función que, como sabemos, no es directa: una madre bien puede ejercer la funciòn paterna y continuar siendo mujer despuès de parir; o bien -a pesar de que exista un padre (un marido) a su lado- renegar de la función paterna, des-oir a ese marido, y seguir pegada a su producto fàlicamente.
-
La homosexualidad es un "accidente" en el Edipo; como toda neurosis lo es. Si sabemos que este "accidente" es inconsciente; es fàcil entender pues que no depende de imaginarios: podemos tener un padre que use aritos o pollera, pero que cumpla perfectamente la funciòn paterna (que no se maternice): es decir, que separe a la madre de su hijo y la transforme, otra vez, en mujer objeto de su deseo: de ahi que Lacan llamará al acto de amor, en el hombre, la perversión polimorfa del macho. No es conveniente, te repito, quedarnos en lo imaginario. Una madre lésbica -o no- puede tener rasgos muy masculinos, y sin embargo no tragarse a su hijo en el trayecto que va desde el nacimiento hasta la adolescencia, y más todavía...
-
Con respecto a los ejemplos que mencionas de "niños criados en la selva"; ya desde la antiguedad, pasando por la Edad Media y por las experiencias que luego Spit ha bautizado de "hospitalismo"; se sabe que un infans al que no se le habla muere en poco tiempo por más que tenga todas las atenciones y beneficios de nutriciòn; por eso no es lo mismo un Otro frìo, enfermero, que un Otro cuya lalengua sea musical, no metálica.
.
Finalmente Arturo: a tu pregunta en donde hablas de la "preferencia sexual del padre", te dirìa -nuevamente- que no te quedes en los extremos: hay grises. En la clínica nos encontramos con madres o padres con varios hijos que despuès de un periodo de tiempo han comenzado a amar a personas de su mismo sexo; o -visceversa- sujetos que habiendo tenido experiencias homosexuales, han virado a amar a personas del otro sexo. Lo importante es entender que la sexualidad, en el parletre, es un saber-en-falta; que el objeto de la pulsiòn es lo más contingente para el sujeto; y que -para Lacan- hay dos modos en que se puede "ubicar" la sexuaciòn: lado HOMBRE y lado MUJER; y no depende, obviamente, de los genitales externos. Sabemos que la histérica, no necesariamente mujer homosexual, se ubica del lado HOMBRE. Esta "dependencia", como sabemos, depende de las demandas y el deseo que el Otro dona y engarza al sujeto. De còmo fue deseado, para què fue deseado, y en que momento de la historia del vinculo parental, se ha encastrado ese deseo.
.
Un cordial saludo, marcelo-
.
pd.: los sordos-mudos tambièn tienen hablaje, lalengua; justamente -y a esto apunta un poco el concepto que quiero transmitirte- no pasa por lo que se dice o por el "volumen" de lo dicho.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores