Ir al contenido principal

El Grito

.. ..

TRANSCRIPCIÓN de la RESPUESTA a un colega
quien ha envíado el siguiente correo:
.

Hola Marcelo:
Queria preguntarte que si hay la posibilidad de pensar que el psicótico se angustia?
Gracias.
MARCOS IBACH

..

HOLA Marcos:
.
Sí, por supuesto y desde ya...

Yo no soy de los analistas que simplifican diciendo: Toda angustia es de castraciòn, ergo el psicòtico no se angustia. Freud decìa: "A veces cometo el error de tender a la síntesis, pero trato de evitarlo"...

Esa frase (que el psicòtico no se angustia) me parece directamente una bestialidad, pero -aparte- es un desconocimiento teòrico y empìrico de la cuestiòn que atañe a la psicosis. Cómo muchas de los axiomas del discurso universitario que se repiten desconociendo de què se està hablando e incluso descontextualizando el marco clínico.
.
Empìrico porque los que eso afirman parece que nunca en su vida hablaron o vieron a un psicòtico: basta con verlos gritar, patalear, bañarse con la ropa puesta, etc etc para entender que eso es ANGUSTIA. Teòrico por varias razones.
.
El DELIRIO del que el psicòtico se "agarra" no es más que una defensa para estabilizarse: y esto desde Freud para acà. Si hay defensa, entonces pues, hay un cuerpo que se està angustiando: y esto tambièn desde Freud para acá: la angustia genera el mecanismo de defensa. Por otro lado, el mecanismo de forclusiòn no es único: hay forclusiones en plural. Es decir que así como hay LAS PSICOSIS tambièn hay diferentes peldaños y hay Nombres-del-Padre en plural. David Nasio, incluso, trabajó bien esta problemática y hablò de Castraciones en plural. Por eso un psicòtico tambièn puede estabilizarse, amar, trabajar o estudiar... (La ATENCIÒN es la defensa más primaria que tenemos los sujetos.) Asì mismo la Represiòn Primordial es un dato cuasi mìtico para poder plantear la hipòtesis de estructura y el embiste simbòlico en el "cacho de carne". Por otro lado, la represiòn no es sòlo un mecanismo defensivo del neuròtico. Finalmente -y aunque hay mucho más para decir de esto- como bien sabemos por los brotes parafrénicos en la adultez, el sujeto puede producir un episodio en etapas muy avanzadas de su edad, lo cual tambièn nos habla de cómo hay -tambièn en plural- Nombres del Padre fallidoS.
.
Decir que el psicòtico no se angustia es como decir que no tiene cuerpo. Que los significantes estèn holofraseados no implica que no haya un sujeto del lenguaje. (Se puede pensar tambièn aquì la cuestiòn psicosomática; incluso Sami-Ali llegó a expresar que un asma es la "contra-cara" de la psicosis). Por otro lado tampoco la forclusiòn es exclusiva de la estructura psicòtica. Si pensamos que el objeto-a es la falta misma y que la angustia aparece cuando "falta la falta"; se podrìa decir, incluso, que el sujeto, en la psicosis, es la angustia misma: toda su Pasión-del-Ser se juega en ese "quedar como resto" del Otro que, vía del delirio que "construye", lo goza.
.
Este tema es un ejemplo de cómo el psicoanàlisis es un dispositivo básicamente clínico que se nutre de la praxis. Es como afirmar que en la psicosis no hay fantasma. Escuchar a un paranoico alcanza para darse cuenta què flor de fantasma pone en juego en toda su lògica discursiva y estructural. No hay fantasma más compacto -por llamarlo asì- o más fuerte que el de un paranoico... O como afirmar que los psicòticos no aman: justamente la transferencia es tan poderosa que Lacan llegò a afirmar que un psicòtico en tratamiento es PARA SIEMPRE.
.
Tu pregunta es recurrente entre colegas; por eso me voy a permitir subirla a mi blog -junto con mi respuesta- aprovechando la oportunidad que me diste en aclarar este tipo de viscisitudes clínicas. Un abrazo, marcelo.-

.
.





..

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores