Ir al contenido principal

Cáscara

.
.
-
Lacan cree que en la historia del psicoanálisis los analistas se perdieron por no haber planteado nunca la alienación a Freud ni la separación de Freud.
(…)
El retorno a Freud –ustedes ahora van a hablar sobre Jacques Lacan- sería una disciplina que detecta los puntos de alienación de los analistas a tal o cual enunciado de Freud. Un analista tomó de Freud lo que dijo de la inferioridad, e hizo una escuela: Adler, otro tomo lo que Freud dijo de la madre, e hizo otra escuela: Melanie Klein. Serían puntos de alienación de los analistas, históricamente hablando, a enunciados de Freud que funcionan como Significantes Amos, en el sentido de significantes que no estàn demostrados.
.
Los analistas toman significantes y se alienan a Freud, se identifican, ponen un consultorio que se parece al de Freud, van a Viena a buscar una tarjetita… Todo eso son alienaciones. Lo que importa es la distancia que tomemos de eso. Quiero decir, las alienaciones son inevitables –ahí volvemos al problema del grupo-.
.
Yo tengo fotos de Lacan. Basta con tener la foto de Lacan para que sea una alineación, porque de la foto de Lacan no estudio, ni leo, ni nada. Es un punto de alienación, nada más. No está mal. Porque aquì no decimos alienación “fuera”, “abajo”, “muera”; decimos alienación. Ahora bien, ¿qué distancia se toma de la estructura? La alienación es un síntoma inevitable. Para Lacan la manera de salir de la alienación es operar en la superficie, esta superficie es topológica, y esto implica conocer la lógica del objeto-a.
.
Operar en la superficie es lo que decìa esta mañana. Lacan le responde a Daniel Lagache que no hay distancia de la experiencia a la estructura, porque la articulación misma del Sujeto es la articulación de la estructura. Quiere decir, que el analista no va a buscar el contenido profundo de lo que dice el paciente. Eso lo hacen los psicólogos munidos de test. Van a buscar la profundidad del paciente que es siempre la misma superficie. O sea, que son superficies que se ignoran, que ilusionan como profundidades. El analista opera en las superficies, virando el efecto semántico hacia la estructura del significante, tomando la palabra como palabra y no la palabra para alienar el referente de la palabra. Esto es la operación analítica.
.
Germán Leopoldo García
En torno de las identificaciones, claves para la clínica
Otium Ediciones; San Miguel de Tucumán, 2009.

.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores