Ir al contenido principal

La falta-en-ser

.
El amor produce familiaridad en relación al otro; a partir de la radical diferencia que hay...
(...)
El amor es un espacio de crisis permanente, donde el particular arreglo de dos se procesa y se negocia. El amor tiene una escena, necesaria. No hay amor sin escena. Y es en los rasgos particulares de la escena donde la crisis de la cultura le da sus determinaciones. El amor, como suplencia del no hay proporción sexual, se constituye como síntoma del lazo establecido al Otro.
(...)
En un hombre como en una mujer, aunque de diferente manera, el otro està conformado por el respectivo objeto en el fantasma; el fantasma fundamental comanda la vida erótica de cada uno.
El fantasma es el anhelo de unir el objeto que uno es, al cuerpo del Otro carente, del otro al que un enunciado ha transformado en sujeto y un enunciado en el cual el fantasma no se dice en primera persona. Si comanda la vida erótica, el fantasma ya es la escena que separa al sujeto definitivamente de la naturaleza...
(...)
El fantasma es esa ficción, esa organización, que cubre y une ambas carencias, la carencia del sujeto y la carencia del Otro, lo que supone que el fantasma es la forma de cubrir la castración del Otro. De allí que la vida se mire desde su marco y los recuerdos se moldeen a su constricción. Pero como decirle a un proletario tanguero que esas mujeres que siempre lo terminan traicionando, sólo concluyen una historia fantasmática de roles fijos. (...) He escuchado no pocos psicoterapeutas que ante tanta y consistente queja le terminan concluyendo: Don Gardel, esas mujeres no le convienen, elija otras. Don Gardel que dice: Sí, tiene razòn, pero me gustan èstas.
(...)
El contrato capitalista impulsa a constituir el otro del amor incierto e inaprensible, en una consistencia definible y de un valor preciso, como bien diría un psicòlogo cientifìco. El otro del apego será, en una elección adaptada a la lógica de la globalización, un otro con ropajes de Dior y con esencia de caja de seguridad. ¿No es acaso la principal cuestiòn, para el mercado, la cuestiones de seguridad?
El amor es entonces anticapitalista en tanto que pone en juego el no tener con la falta en ser.
(...)
De allí lo que comporta la tesis lacaniana devenida del no hay relación-proporción-sexual: valentía ante faltal destino.
.
Jorge Zanghellini; psicoanalista
Amor y Clínica de la Pareja
Introducción a la clínica del campo lacaniano; 2007.-
-
-

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores