Ir al contenido principal

Artículo de colega, en España

Teoría y/o Práctica

En muchos campos, inclusive el psicoanálisis, encontramos dos cosas bien diferenciadas. Una es la teoría y otra es la práctica. Pero parece ser que mucha gente olvida que son dos conceptos diferentes y por ende con resultados en la realidad que no son siempre iguales.

¿Pero de donde nace la "teoría"? El concepto del origen de la misma muchas veces es algo olvidado. Y la misma se magnifica, se la convierte en algo sagrado e intocable. Cuando en realidad es simplemente el descubrimiento de alguna persona que lo plasma en algún formato para que los futuros interesados no tengan que transcurrir todos esos años de práctica que tanto esfuerzo, y posiblemente años, les ha llevado.

Aun así se ve hoy en día como una adoración a la teoría en muchas de sus formas.
Se encuentra gente que dice, cual señora de barrio, "ese chico/a es muy bueno en su profesión porque se nota que sabe mucho".

Pero la pregunta que uno se hace es: ¿"el saber mucho" realmente se conlleva con el saber hacer mucho?
Bajo el mismo concepto tendría que entender que si estudio mucho pintura voy a ser un pintor genial. O que si acumulo muchos títulos de "piano" me convertiré en un pianista genial.
¿Por qué los profesores de música no son Bethoveen, acaso no saben ellos mucho de música?
¿Acaso no han estudiado mucho y "saben mucho"?
Encuentro muchos que se esconden detrás de palabras difíciles, de miles de citas a otros autores, y tantos otros que reconocen esto como "ser bueno en su profesión".
¿No será, quizás, que tanta palabrería es justamente para ocultar la falta de capacidad al hacer?
Como los profesores que dan sus clases leyendo un libro. Es literalmente esconderse detrás del mismo. Todos sabemos leer, lo interesante que "alguien" más allá del autor lo pueda interpretar.
Pero estamos en una era, y en un país, donde parece ser que se admira desde la ignorancia. Y digo esto porque se admira desde las formas y no desde el contenido.
La titulitis es una forma de ello. Veo a veces curriculum o personas que te explican la cantidad de títulos que han obtenido ¿Y que implica esto? Pues a mi, lo único que me explica es que se trata de una persona capaz de estudiar y de aprobar exámenes, pero más que eso, nada.

Inclusive en nuestro medio, el psicoanálisis, muchos se afanan por utilizar miles de palabras, a mas inentendibles mejor, para parecer más "serio" o mas "psicoanalista" ¿Hace a un psicoanalista la cantidad de casos que haya leído, la cantidad de terminología psicoanalítica que conoce, la cantidad de libros leídos? ¿O quizás haya algo mas? ¿Lo hace quizás parecerse a Freud o Lacan e ir con una Pipa muy rigidito para hacer "semblante" de alguien que no es?

Quizás, lo que a varios les parezca que muchos profesionales son buenos porque "lo parecen" (semblante), solo signifique que son eso... una apariencia, muy trabajada a veces, pero solo una apariencia.
Es como dice un amigo argentino, psicoanalista: ¿Un diván más caro, hace un análisis mejor o a un analista mas efectivo?
Una vez, una psicoanalista me dijo "Yo cobro lo que cobro porque estudie 6 años de medicina y 5 de psicología"... ¿Y yo que hago con eso? ¿Acaso eso justifica el precio de su servicio? ¿El hecho de haber estudiado la hace mas cara?

Yo me planteo siempre donde aprende un artista a ser un "buen artista" o donde estudian los "buenos médicos" o "matemáticos". Sin embargo, algunos no estudian y otros estudian donde tantos otros que no son tan geniales y a veces, ni siquiera buenos. Entonces ¿qué los hace buenos?

No será que nos estamos olvidando de los contenidos, de la habilidad. Hay mucha gente que la teoría le puede ayudar a afinar sus capacidades. Que de hecho para eso esta la teoría. Es para ahorrar tiempo a alguien que tiene una habilidad en un campo o que le gusta el mismo y así poder aprender de la experiencia de la PRÁCTICA de otro para luego transformarla en la propia.
Pero aún así ¿Es transmisible la práctica?
Es decir, un tallador de marcos de cuadros, escribirá sus técnicas para que otro que quiera recorrer su camino no tenga que perder tiempo y pueda avanzar. Posiblemente el que estudie y ya practique sus habilidades se encuentre que mucho de lo que el otro escribió ya lo sabia, y algunas cosas nuevas le enseñará para poder perfeccionar o enriquecer su elección y capacidades.
Pero parece que hoy en día han cambiado los conceptos y el tallador de marcos no es más el que talla marcos, sino el que "estudio" como tallarlos. Y es bueno o mejor si tiene más títulos o materias-asignaturas aprobadas de como tallar marcos.
El otro día le comentaba a una compañera de un seminario que si realmente pensaba si escribiéndolo todo, o sabiéndolo todo sobre psicoanálisis la ayudaría realmente a "saber estar desnuda" frente a un paciente. Es decir ¿Que haría si un paciente llega y le dice que esta buena y que le encantaría poder tener sexo con ella? ¿En que libro esta escrito esa situación? ¿En que "recetario" esta esa actitud? ¿O acaso es aprender justamente a no escribir tanto, incorporar y saber "estar" frente al otro?

Un día a esa misma chica que todo lo escribía le preguntaron: ¿Que has entendido de la clase? Y se puso a buscar en los apuntes. Es decir "SE PUSO A BUSCAR EL ENTENDIMIENTO EN LOS APUNTES" y luego quedo en un mutis total.
Pero esta misma chica me dijo sobre otra persona que se llenaba de palabras difíciles y se revestía (y bestia) de las mismas, que le parecía que era "un buen profesional porque sabía mucho".
En Francia, en los puestos de trabajos, actualmente solicitan "titulo o saber hacer (savoir faire)".
No podemos desmerecer la teoría, eso esta claro porque es una ayuda, pero menos que menos podemos sobrevalorarla como si tuviera un valor extra y desmerecer la práctica totalmente como si solo se tratara de toria aplicada.
La práctica es quien hace a la teoría, no a la inversa.
Y para terminar, un amigo una vez envió una pequeña reflexión que parece simplista, inclusive obvia, y yo me pregunto si realmente lo será para la sociedad actual que pide formas y poco se interesa sobre los contenidos o capacidades:
El que está al final del camino,
conoce el principio y conoce el final;
el que está al principio,
sólo ha andado unos pocos pasos,
el resto le es desconocido.
Pues la teoría es solo el principio del camino, pero parece ser que para muchos les parece el final.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores