Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 19, 2015

Afán de control y Miedo a la pérdida: hermanos de la neurosis.

Sólo eres libre, cuando no tienes nada que perder. Gao Xingjian [ China, 1940 ]
La castración es eso: perder para ganar. Jacques Lacan [ Paris, 1901 / 1981 ]


Si algo caracteriza al neurótico, es que no quiere perder. Y cuanto menos quiere perder y más hace para no perder, más se acerca a la perversión, haciéndose instrumento del goce del Otro; renegando su falta. En su obsesivo afán de controlarlo todo, incluso hasta de detener el tiempo (es decir: la finitud), el neurótico se encomienda a un Otro no castrado que sea Garantía de eternidad, de un futuro sin pérdida, sin falta, sin agujero; es decir: sin lenguaje. Donde el olvido, el lapsus o el dolor, sean meros resabios de un pasado terrenal, donde se pueda -en definitiva- vivir sin un cuerpo; sólo con un alma exenta e inmune a toda congoja, a toda angustia, y a todo goce. Veamos:

El analizante trae hace unas cuantas sesiones la siguiente problemática: Se enamoró de otro sujeto, de su mismo sexo, que incursionaba en el alcohol y la droga con…