Ir al contenido principal

Sostener un Deseo o Jugar al Matrimonio-Feliz.







.
.

"Juntos para Siempre"
Dirección y Guión: Pablo Solarz
[ Argentina, 2010 ]

Javier no puede cerrar el baúl de su coche. Su alter-ego, el personaje que Javier crea para su nuevo guión, tampoco. Personaje que es metáfora de lo que a Javier le pasa con Lucía mientras comienza una relación con Laura. Y quizás la vuelta de guión de la película de Pablo Solarz comience desde el inicio, al mostrar rápidamente cómo el personaje habla por él y cómo en realidad Juntos para Siempre es el costo que debe pagar Javier y que por ello su alter-guión lleva por título Mar del Plata: camino equivocado, alejado de Las Vegas, aquel pueblo de la provincia de Mendoza donde intentará llegar para recobrar lo perdido.

El título de la película es justamente el síntoma de un duelo no cerrado; es metáfora perfecta de lo que se instala en un fantasma “para siempre” y que después se intentará alcanzar por medio de los objetos substitutos, donde el partenaire sexual es protagónico. De allí que se podría decir que la Serie siempre es la misma y remite a ese Das Ding Hedderiano que Lacan retoma y que lleva la sombra de la hiancia dejada por la constitución del Sujeto. De allí también que uno pueda afirmar que hay un Rasgo Único que los sujetos repiten en cada relación y que –para bien o para mal- sostiene el vínculo cual partenaire-síntoma.

Javier es un sujeto construido en un mundo de sordos, donde nadie se hace cargo de nada. El padre biológico niega su embarazo. La madre se junta con un hombre sólo por bienestar. Este hombre a su vez niega este acontecimiento y asume que en realidad hay amor. Y así toda esa sordera se instala en Javier quien de lo único con que se puede sostener es de su creación literaria, colocando así en su alter-ego las palabras que él apenas puede pronunciar de perfil.

En propias palabras de su director; esta obra pretende que nos encontremos con algunas preguntas, quizás las que siempre remiten a cuestiones tangentes como la soledad o el sostén de una neurosis; preguntas que podrían resumirse para el caso en dos: ¿Por qué permanecemos unidos con quienes no podemos seguir amando? O ¿Por qué nos instalamos en una sordera sistemática y seguimos priorizando nuestro Ego ante la presencia del otro? Por eso creo que este film va desde el “Te amo pero no te registro” al “Matrimonio a cualquier precio”.

La última escena de “Juntos para Siempre” resume un poco la sordera (narcisismo y negación concomitante) en que Javier cae permanentemente al punto tal de que su ex “necesita” serle infiel para que èl la escuche; con mediocres resultados posteriores.  Tenemos un final cuasi-trágico: primero porque advertimos que Javier se castra, pero por algo que no desea. Pero básicamente trágico porque nos puede llevar a pensar que los dos hijos que Javier y Laura crearon (uno todavía en la panza) van a tener un destino funesto; quizás abandonados –como los de su alter ego- y no necesariamente en la ruta.

Abandonados por pertenecer también a la serie de los sordos. Abandonados porque su padre se instala en una “comodidad incómoda” para sostener ciertos Ideales (chica bonita, hijos, perro, coche, etc.) y con un sintagma como fábula que lo resume su madre en una frase de pura denegación: “Saliste en los diarios, estoy orgullosa de vos!”. Madre que reconoce su ideal pero no puede escuchar el deseo de un hijo que sigue llamando a su actual pareja con el nombre de su ex.

Fallido que nos recuerda que lo inconsciente siempre evoca; siempre llama. Lucía con un acto de infidelidad; otros con una hipertensión, otros con un cáncer. Lo inconsciente, demanda mediante, siempre con-voca para que el deseo sea escuchado: ese deseo que se perdió y que –como todo sapo que sueña con ser príncipe- se espera reencontrar –a veces forzosamente- en un nuevo cuerpo que lo signifique.

Marcelo Augusto Pérez
Vamo´ pa´delante…
Sobre la película “Juntos para Siempre”
Dirección y Guión: Pablo Solarz
Invierno del 2011


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores